La Asociación Nacional de Empleadas de Casa Particular (ANECAP), es una asociación laical católica, de derecho privado, sin fines de lucro, nacida en 1948, bajo la fundación del padre Bernardino Piñera Carvallo, nacido en Paris, Francia, el 22 de septiembre de 1915. Estudió Medicina en la Universidad Católica de Chile y cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario de Santiago y en la Facultad de Teología de la Universidad Católica de Chile. Fue ordenado sacerdote el 5 de abril de 1947.

ANECAP desde 1965 cuenta con personalidad jurídica y se desarrolla bajo tres lineamientos: Pastoral, de Educación y de Servicio. Esta asociación está al servicio de las mujeres que desempeñan labores de servicio doméstico en casas particulares, en régimen de externado o internado, promoviendo la dignificación de la profesión, defendiendo sus derechos y capacitando a sus asociadas en el desarrollo personal, social y profesional.

Esta asociación fue bendita por el Cardenal José María Caro en el año 1952, por “la cristiana caridad que las une y con que desean ayudar a todas las de su profesión”. También cuentan con un himno, que se basa en la misión de Anecap: “servir a nuestro gremio con amor, trabajando unidas para alcanzar el ideal de nuestra gran Asociación, unidas a Dios”.

En el año 1953 se publica el primer número de Boletín “Habla la Empleada”, llegando así, a miles de trabajadoras que vivían aisladas.

En la actualidad, el día 21 de noviembre de cada año se celebra el Gran Día Nacional de la Trabajadora de Casa Particular, gracias a la iniciativa del Asesor Mauricio Hourton. Esto, desde el año 1959.

Luego de mucho esfuerzo y perseverancia, el día 3 de noviembre de 1997, por Decreto Exento, el ministro Jorge Arrate instituyó oficialmente el Día Nacional de la Trabajadora de Casa Particular.

Dentro de los objetivos de ANECAP:
-Agrupar a empleadas de casa particular fomentando hábitos de convivencia social.
-Velar por el bienestar y cultura de las asociadas.
-Promover el Evangelio de Jesucristo de acuerdo a la Iglesia Católica.
-Fortalecer la identidad y conciencia de las Trabajadoras de Casa Particular, a través deactividades artísticas, recreativas, culturales y de reflexión.

Las fundadoras de ANECAP
Entre los años 1948 y 1952, el padre Piñera liberó y reclutó a algunas trabajadoras de sus empleos y se hicieron cargo del hogar, convirtiéndose en co-fundadoras de ANECAP. La primera fue Ana de la Fuente, una trabajadora espiritual, conservadora y servicial. La segunda fue Marta Pino, una trabajadora intelectual. La tercera fue Ester Vargas que se caracterizaba por su empuje, su fuerza.
Elba bravo, Julia Castillo, Dina Garrido y Teresa Carillo fueron las fundadoras de esta corporación, y se caracterizaban por su generosidad, entrega, servicio desinteresado y apostolado. Otras trabajadoras también se incorporaron: Irma Jiménez, Rita Abarca, Carmen Rojas, Inés Rocco, Flor Madariaga, Antonia Aravena, Zoila Vásquez, Isabel Arriagada, Isabel Soto.

Ana De La Fuente Ana garrido Dina Garrido Elba Bravo
Ana De La Fuente
Ana Garrido
Dina Garrido
Elba Bravo
Ester Varas Julia Castillo Marta Pino
Ester Varas
Julia Castillo
Marta Pino
Bernardino Piñera

Filiales de ANECAP
La asociación cuenta con varias filiales: Arica (1991), Iquique (1988), Antofagasta (1979), La Serena (1970), San Felipe (2008), Viña del Mar (1958), Santiago (1970), Curicó (1974), Talca (1952), Temuco (1975), Angol (2004), La Unión (1996), Osorno (1962), Coyhaique (1979) y Punta Arenas (1988).

En Santiago, el hogar Anecap nació en Alonso Ovalle 1475, gracias a una casa que el padre Alberto Hurtado le arrendó al padre Bernardino Piñera. El objetivo era acoger  y reunir a las trabajadoras que en sus días libres no sabían donde ir. Luego, en 1950 se cambiaron a la cuna del Hogar de Cristo, la casa de Tocornal 315. En el año 1956 pueden comprar ese hogar, pero en 1961 se hace oficial la compra, a nombre del Arzobispado de Santiago.

En la década de los 70’ construyen un segundo hogar, ubicado en Tocornal 315-303, pero en los años 80’ la Municipalidad de Santiago procedió a expropiar parte del inmueble, y con el dinero de la expropiación, se edificó una nueva sede.

A la fecha cuanta con la nueva casa hogar en Santiago ubicada en Castor Villarín 32.